Chocó 7 días
Edición No. 1127 Quibdó. Agosto 4 a 10 de 2017
Editorial
Copyright © 2017 Choco7dias.com Cra. 3 No. 26-43, Teléfono No. 6719122. Quibdó (Chocó) Colombia
Hidroeléctrica en el Chocó, ¿para quién?
La   semana   pasada,   después   de   una   sesión   de   la   Comisión   Intersectorial   de   Infraestructura   y   Proyectos   Estratégicos,   CIIPE,   el   presidente   Juan Manuel   Santos   anunció   la   puesta   en   marcha   de   un   proyecto   para   la   construcción   de   una   central   hidroeléctrica   en   territorio   chocoano,   con capacidad   para   generar   171   megavatios   aprovechando   el   caudal   del   río Atrato.   La   hidroeléctrica,   denominada   Talasa,   se   construirá   en   jurisdicción del   municipio   de   Carmen   de   Atrato   y   estará   interconectada   con   la   red   eléctrica   nacional   a   través   de   una   línea   de   transmisión   de   alta   tensión. Resultó   ser   cierta,   entonces,   una   consigna   que   hace   varias   décadas   se   pregona:   nuestro   potencial   hídrico,   alcanza   para   el   autoconsumo   de energía eléctrica y para el abastecimiento de otros mercados. Como   es   natural,   la   noticia   despierta   enormes   expectativas   en   el   Chocó,   un   departamento   con   once   municipios   por   fuera   de   la   zona   interconectada del país. Sin   embargo,   aunque   el   primer   mandatario   se   refiere   a   una   inversión   cercana   al   billón   y   medio   de   pesos   en   la   planeación   y   ejecución   del megaproyecto,   sin   explicar   el   origen   o   la   naturaleza   de   esos   recursos,   lo   cierto   es   que   no   se   trata   de   fondos   estatales.   El   proyecto   hidroeléctrico está   siendo   desarrollado   y   financiado   por   la   firma   Macquarie   Development   Corporation,   una   compañía   multinacional   en   la   que   convergen   capitales chinos   y   australianos.   Esta   sociedad   de   inversiones,   que   tiene   grandes   intereses   en   el   sector   financiero,   energético   y   de   infraestructura   en América Latina, es la encargada de construir y operar la central generadora de energía en el Alto Atrato. Se    trata    entonces    de    un    proyecto    de    iniciativa    privada    que    nace    sustentado    en    la    ganancia    y    el    lucro    de    corporaciones    manejadas    por inversionistas particulares, residenciados en Sidney o en Pekín. A   pesar   de   que   sólo   ahora   se   publicita,   en   la   página   oficial   del   consorcio   se   expresa   que   desde   el   año   2015   el   proyecto   Talasa   posee   licencia ambiental   de   exploración   y   explotación.   Está   claro   pues   que   el   presidente   Santos   continúa   la   senda   trazada   desde   el   principio   de   su   gobierno   y copiada de sus antecesores, en la cual las privatizaciones y concesiones marcan el rumbo de la economía nacional. Como   lo   determina   el   modelo   neoliberal,   nuestro   patrimonio   hídrico   está   siendo   entregado   en   concesión   al   gran   capital   internacional   y   los antecedentes indican que esto difícilmente impactará de forma positiva la vida del chocoano de a pie. Considerando   el   origen   de   los   recursos   que   serán   invertidos   y   la   pobre   regulación   estatal,   nada   ni   nadie   garantiza   que   la   generación   de   energía   en nuestro   propio   territorio   aminore   los   altos   costos   de   las   tarifas   que   pagamos   los   chocoanos   por   este   servicio.   No   nos   llamemos   a   engaños.   El   fin último   del   capital   financiero   especulador   es   la   multiplicación   copiosa   de   las   ganancias   sobre   la   inversión   comprometida.   Hidroeléctrica   en   el territorio no se traduce necesariamente en tarifas módicas. De   otro   lado,   el   presidente   Santos   también   se   ha   referido   a   la   creación   de   600   empleos,   se   supone   que   para   mano   de   obra   no   calificada,   en   la etapa   de   construcción   de   la   hidroeléctrica   y   cien   oportunidades   enganche   para   mano   de   obra   técnica   o   especializada,   en   la   fase   de   operación.   La ocupación   de   la   mano   de   obra   local   sería   el   beneficio   social   a   la   vista,   pero   el   espejo   de   Buenaventura   indica   que   esos   escenarios   no   son fácilmente alcanzables. Como hemos dicho antes, la tan promocionada inversión del gobierno de Santos en el Chocó no pasa de ser un espejismo. De   hecho,   las   obras   visibles   desarrolladas   en   el   Chocó   durante   sus   dos   cuatrienios   son   producto   de   inversiones   del   capital   privado   o   han   sido luchadas a sangre, dolor y lágrimas en multitudinarias protestas ciudadanas.