Edición No. 1241. Quibdó, noviembre 8 a 14 de 2019

¿Un puerto llamado Tribugá?

Yendier Mosquera L.

El puerto de Tribugá ¿es la única opción digna de alejarnos del subdesarrollo en el departamento del Chocó?

Tribugá, un golfo del Pacífico chocoano, telón de fondo para la barrera que captura la mayoría de los eventos climáticos ubicados al occidente del departamento de Chocó.

Es el más amplio, extenso y menos escotado de todos los golfos del país, cubriendo así una gran parte de las vías acuáticas que hoy en día posee el municipio de Nuquí.

Y con solo pensar que 35.000 especies de planta, 1.400 especies de animales, 916.94 hectáreas de manglar y 971.86 hectáreas de playa de anidación hacen parte de una serie de accidentes geográficos que coadyuvan a la construcción de un paisaje simbólico, majestuoso y turístico no se le haya podido sacar un buen aprovechamiento del cual se pueda generar un impacto positivo para la devaluación del subdesarrollo del Chocó existente.

Todo ello por la falta de sentido de pertenencia y una educación ambientalista que solo es vista como un obstáculo para las grandes maquinarias del país, pero relativa a la opresión y al olvido del que ha sido víctima el departamento y su población por el resto del país desde que hay registros históricos.

La construcción de un puerto en Tribugá puede traer varios beneficios económicos que incrementen la riqueza del departamento, experimentando así un nivel de progreso que repercute positivamente en los habitantes de dicha región, generando mano de obra calificada, inversiones en el ámbito empresarial, una disminución de violencia e inversión en educación, salud y trabajo.

Pero no es en la utopía, sino en la realidad, la lucha y renovación de un pueblo que demande materia prima o surgimientos que conlleven a un equilibramiento determinado que se centra en una insistente y siempre actual pregunta ¿Es en realidad factible este proyecto?

Sabiendo que dibujar la fantasía como una actividad intelectual invariable es como pensar que la tierra es plana.

¿Entonces, cómo debería ser el desarrollo económico en regiones tan ricas en cultura y biodiversidad como el Chocó, siendo una zona azotada por la violencia y el medio ambiente como víctima del conflicto armado?

Las respuestas a estas preguntas puede ser la llave al éxito y desarrollo de nuestro departamento ante la necesidad de ordenar la sociedad, el orden público y la economía durante varias décadas. Siendo el “orden” y “progreso” como la solución instrumental más eficaz que se pueda conocer.

La integración de Tribugá, un pueblo nuevo para los foráneos, síntesis de cultura ambiental. Hoy se encuentra buscando el modelo auténtico económico social que surja de la propia realidad, porque no es en la utopía, ni en el modelo extraño en donde los chocoanos encontraremos nuestro desarrollo.

Para concluir, la construcción del puerto de Tribugá en una zona que cuenta con una enorme biodiversidad puede acarrear impactos negativos en las selvas chocoanas, ya que estas han sido muy pocas estudiadas para un proyecto de tal magnitud.