Edición No. 1242. Quibdó, noviembre 15 a 21 de 2019

El Chocó de ayer

De la edición 3147 del periódico ABC (Marzo 20 de 1936)

Arriaga Andrade se posesionó de la secretaría de la gobernación de Antioquia

Medellín, 17. El doctor Francisco Cardona se posesionó hoy de la gobernación del departamento ante la asamblea, en una forma poco acostumbrada, por la solemnidad del acto, al que concurrieron numerosas damas, el ejército nacional, la policía, el cuerpo consular, y multitud de caballeros y enorme gentío.

Después de la posesión apareció el decreto por el cual se nombra como secretario de gobierno al doctor Adán Arriaga Andrade y secretario de hacienda el doctor Mariano Roldán. Estos nombramientos han sido admirablemente bien recibidos. El gobierno nacional nombró a don Vicente Barrios Ferrer profesor de Psicología y Pedagogía de la Facultad Nacional de Educación de Bogotá.

Barrios Ferrer desempeña actualmente el cargo de director de la Casa de Menores y Escuela de Trabajo. No se sabe aún si acepta.

La navegación en la costa del Pacífico.

Motovelero “Chocó” de propiedad del Ministerio de Industrias y de la Intendencia del Chocó, se ha comenzado a prestar inmejorables servicios en la costa del Pacífico. Hace dos viajes por mes conduciendo carga y pasajeros. Ahora tiene el contrato de los correos. Con la adquisición de esta unidad, completamente nueva, se ha liberado a los abnegados costeños.

Notas locales.

—En elegante tarjeta se nos participa del compromiso matrimonial de nuestros apreciados amigos, doctor Adán Arriaga Andrade, y la señorita Camila Díaz Ferrer, hija de don Jorge E. Díaz, y una de las más distinguidas damas de la alta sociedad quibdoseña.

Las bellas prendas físicas y morales de Camilita, su inteligencia, y su gran simpatía van admirablemente unidas al espíritu culto, caballeroso, de ese hombre pulcro que hay en Adán Arriaga, brillante exponente de la juventud, no digamos del Chocó, su tierra nativa, sino de Colombia, como lo prueba el hecho de que ha logrado destacarse en medios abiertos, en donde la administración y el reconocimiento al mérito ajeno, son timbre de orgullo. Reciban nuestros parabienes.

De la edición 3148 del periódico ABC (Marzo 21 de 1936)

La vía del interior al Pacífico

Muy interesante es la polémica que se ha planteado entre el doctor Sanín Villa, de Medellín, y Reinaldo Valencia, de Quibdó.

El doctor Villa lanza la idea de una via con el propósito de unir a Tunja con Ciudad Mutis, que bien podemos diseñar Tunja-Berrío-Medellín-Murrí-Mutis y el señor Reinaldo Valencia impugna esa idea con argumentos de mucho interés y opina que la vía debe ser: Bogotá-Ibagué-Armenia-Riosucio-Quibdó-Mutis por ser más factible y por faltar solamente la terminación de unos trayectos de carretera en los cuales se están adelantando trabajos. Ambos proyectos son movidos y alentados por sentimientos patrióticos dignos de admiración y de respeto, pero sucede que nuestro patriotismo nos lleva a tener también nuestro proyecto de vía que apartándonos en algunos puntos de los dos citados, brinda ventajas económicas, sociales y de defensa nacional que merece ponerla en el platillo cuando se trate de localizarla definitivamente.

El proyecto del doctor Villa no lo analizamos porque con los argumentos del señor Valencia basta; es el proyecto de éste el que por lo pronto servirá de base al nuestro. La vía que presentamos al ilustrado estudio de quienes pueden tener interés patriótico es la siguiente: Villavicencio-Bogotá-Honda-Manizales-Riosucio-Quibdó-Mutis, que viene a ser la misma de Cúcuta-Tunja-Zipaquirá-Pacho-La Palma-Honda-Manizales-Quibdó-Mutis.

Terminada la carretera Manizales-Honda, que lo será a fines del presente año que coincidirá con la de los 25 kilómetros de que trata el señor Valencia, faltará unicamente el sector Quibdó-Ciudad Mutis para tener Colombia construida una vía de vital interés; pero sucede que dejando la vía en esa forma la región norte-oriental que enlaza la carretera central del norte tendría un mayor recorrido al tener que llegar a Bogotá forzadamente.

Nuestro proyecto contempla tanto al del doctor Villa como al del señor Valencia, evitando una demora innecesaria como sería la vuelta por la vía Ibagué-Armenia-Manizales-Riosucio, dando por consecuencia un mínimo en el transporte por ser una vía más directa y que brindaría mayores ventajas económicas, sociales y de defensa nacional, por su mayor radio de influencia, máxime si tenemos en cuenta que el problemático puente sobre el río Magdalena ya está construido.