Edición No. 1242. Quibdó, noviembre 15 a 21 de 2019

¿Qué sabe usted del Chocó?

Por Edgar Hidalgo T.

¿Qué sabe usted sobre el general Rojas Pinilla y la

desmembración  del Chocó?

En 1954 Colombia atravesaba la terrible época de la violencia liberal-conservadora. El general conservador Gustavo Rojas Pinilla era el presidente de la república y Jaime Castillo Hurtado era gobernador del Chocó, quien renunció en agosto de 1954 cuando se rumoró que el gobierno nacional se proponía eliminar el Departamento del Chocó. En su reemplazo fue designado el capitán Luis Alfonso Cano Gutiérrez.

El 15 de septiembre de 1954 Rojas Pinilla, en reunión con gobernadores en Bogotá, planteó su propósito de desmembrar el departamento del Chocó, argumentando que se había creado sin reunir los requisitos necesarios, que no tenía suficientes recursos para desarrollar obras como un puerto en el Pacífico y que su territorio sería repartido entre Antioquia, Caldas y Valle. Y dijo: “Todos hemos nacido colombianos, nos acostamos colombianos y nos levantamos colombianos, de manera que con este criterio debe procederse siempre y no con inútiles regionalismos”.

De inmediato estalló la inconformidad y el paro cívico en el Chocó. Gabriel García Márquez fue enviado por El Espectador a cubrir la noticia y también se opuso al proyecto de desmembración.

La lucha y la unidad del pueblo chocoano obligaron al general Rojas Pinilla a desistir del proyecto de desmembración, quien, en un discurso en Carmen de Bolívar dijo: “La mejor manera de asegurar el progreso y redención del Chocó sería cooperando la nación con los presupuestos necesarios para la construcción de las vías que, a través del Chocó, los llevarán al mejor puerto en la costa del Pacífico. He resuelto mantener intacta su integridad territorial”.

Con una explosión de regocijo acogió el Chocó estas declaraciones.

Tres días cívicos fueron decretados por el gobernador, capitán Luis Alfonso Cano Gutiérrez, para que el pueblo pudiera exteriorizar su alegría. Se aprobó un pacto de tregua en las luchas políticas internas por espacio de diez años.