Chocó 7 días

Regresó la honestidad

Harold Abueta Cañadas

Un día tuve la esperanza de que el primer Consejo Comunal en Quibdó del gobierno postUribe fuera encabezado por el profesor Antanas Mockus. Pero ya no será así. Lo presidirá, según las encuestas,  Juan Manuel Santos. Ruego que en el futuro este le preste la atención debida a los problemas de Chocó, pues Santos, distinto de Uribe, hace parte de esa élite bogotana que le voltea la mirada a lo rural porque lo considera de sexta categoría. Juan Manuel es por naturaleza uno de esos seres que dan palmaditas en el hombro y muestran esa sonrisa hipócrita y luego preguntan  ¿Y quién es ese ¡ola!?

Pero esta columna va más allá de la hipocresía humana. Esta semana Chocó tiene algo que celebrar: el nombramiento como gobernador de Antonio Gómez Rodríguez. Es un golpe a la corrupción. Es un milagro en medio de la desesperanza. Es una noticia que obliga a creer que las cosas pueden tomar un mejor rumbo.

A Antonio o ‘Toño’, como algunos lo llamamos, lo conozco desde mi niñez. Conozco a su familia y doy fe de la vida digna que lo rodea.  Es un hombre cuyo único interés es servirle a una tierra despedazada. Su paso por la dirección de la Fundación Santa Fe confirma su profesionalismo y seriedad.

Como dijo el presidente Uribe, cuando lo presentó a los chocoanos el domingo anterior, Gómez es un hombre honesto. Una palabra que poco se escucha o se dice en Chocó, pues a su significado se le ha restado importancia.

En lo que queda de esta administración Gómez tendrá que luchar a fondo para solucionar,  en parte, los grandes problemas del departamento. Sabemos que es muy poco tiempo. Por eso tendrá que saberse rodear para no caer en las garras de los delincuentes de cuello blanco.

Sé que Gómez, por ejemplo, mirará con lupa y denunciará lo ocurrido con el contrato para la reconstrucción de la planta física de la gobernación. Más allá de ladrillos y obreros, se esconde una historia que bien podría dar para la apertura de un expediente judicial de inmensas proporciones.

También deberá revisar y denunciar a decenas de ‘abogados del diablo’ que ronda la entidad y que la han desangrado a punta de demandas. Deberá batirse en los estrados contra jueces inescrupulosos que contribuyen, por fuera de los códigos, a que esos procesos prosperen. Deberá también ponerse en la raya del Ministerio de Transporte para que algún día desembolsen los dineros para la pavimentación de las dos únicas vías que nos comunican con el exterior. Estos son pequeños ejemplos. Pero su mayor trabajo será el de extirpar el cáncer que dejaron sus antecesores que, todos sabemos, le jugaron sucio a Chocó.

Estoy seguro que este nuevo gobernador permitirá ver, entre otras cosas, las falencias irregularidades, despropósitos y abusos cometidos por el emperador caído en desgracia. En hora buena este nombramiento.

   

© 2010 Choco7dias http://www.choco7dias.com

Webmaster: framomo@hotmail.com