Chocó 7 días

EDITORIAL

Pobreza extrema

El Presidente Juan Manuel Santos anunció que el próximo 14 de marzo se lanzará en Quibdó el Plan Nacional de Prosperidad Social, cuya meta en cuatro años es "sacar de la pobreza extrema a más de 2 millones 800 mil colombianos".

A nivel internacional se ha considerado que un hogar está en la pobreza extrema (también llamada indigencia) si sus ingresos per cápita apenas llegan a un dólar al día y un hogar se encuentra en la pobreza si sus ingresos per cápita son dos dólares al día.

Este indicador ha evolucionado y ahora es aceptado que un hogar en la pobreza extrema o indigencia es aquel donde el ingreso per cápita del hogar no alcanza para cubrir el costo per cápita de la canasta básica alimentaria. Y un hogar en la pobreza es aquel donde su ingreso per cápita no alcanza para cubrir el costo per cápita de la canasta básica total, que además de la alimentación incluye vestuario, transporte, educación, salud.

El Chocó es el departamento con los mayores índices de pobreza extrema de Colombia. El Chocó tiene un índice de 48,7 % de pobreza extrema y un índice de 78,5 % de pobreza, frente a los índices nacionales de 15 % y 49 %. Lo que quiere decir que el Chocó es el mayor indigente de Colombia. El ingreso per cápita de la mitad de los hogares chocoanos no alcanza para cubrir el costo de la canasta alimentaria mínima. La mitad de los chocoanos ni siquiera tiene ingresos para la subsistencia alimentaria, mucho menos para vestido, transporte, educación y salud.

La esperanza de vida en Chocó es 58,3 años, mientras que el promedio nacional es 70,3. El 79% de los habitantes de Chocó presenta al menos una necesidad básica insatisfecha, mientras que a nivel nacional este indicador es del 27,6%. El indicador de calidad de vida es el más bajo del país (58 puntos frente a un promedio nacional de 79).

El precaria economía del Chocó es extractiva, con muy pocas actividades de transformación y donde no se ha aprovechado su potencial económico y su biodiversidad. La contribución del departamento al Producto Interno Bruto Nacional, PIB, es baja (0.34%) y su PIB per cápita se ubica en el penúltimo lugar en el país.

Estas estadísticas son aún más preocupantes si se tiene en cuenta la tendencia creciente de estos indicadores en las últimas dos décadas, cuando se han aplicado las más letales medidas neoliberales, como la reducción de transferencias para salud y educación, la liquidación y privatización de entidades públicas, la centralización del manejo de recursos e instituciones regionales y municipales.

Crece, crece la audiencia, anotó Jorge Zalamea en El Sueño de las Escalinatas. Crece, crece el hambre y la indigencia en el Chocó con cada medida neoliberal.

El Índice de Calidad de Vida del Chocó ha sido inferior al indicador nacional. El 79% de los habitantes de Chocó presenta al menos una Necesidad Básica Insatisfecha, mientras que el promedio nacional es de 27,6%.

El gobierno de Uribe Vélez lanzó con bombos y platillos el Conpes Chocó 3553 y al culminar su mandato dejó al departamento con un desempleo superior al 20 %, con una indigencia en crecimiento, una tasa de analfabetismo del 24.2 %, escandalosas cifras de mortalidad materna e infantil, desnutrición general.

Las coberturas de acueducto y alcantarillado del Chocó corresponde a 21.1% y 15,5% respectivamente, mientras que las nacionales son de 83.4% y 73,1%. El 80% de los hogares chocoanos presentan al menos una carencia en servicios públicos de sus viviendas, mientras que el promedio nacional es del 23%. Quibdó alberga más de 40.000 desplazados en condiciones infrahumanas.

Adicional a estos dramáticos indicadores, otras estadísticas oficiales reflejan el fracaso de todos los planes, proyectos, leyes, políticas y documentos de los sectores dominantes de Colombia en relación al Chocó.

El Plan Decenal del Chocó 1957-1968, o Ley 7 de 1958, los Planes de Desarrollo de todos los gobiernos, pasando por la Ley 70 de 1993, la Agenda Pacífica, el Plan Pacífico, los Conpes de población afro y el Conpes Chocó 3553 de 2008, Familias en Acción, Familias Guardabosques, han fallado en forma rotunda y solo han sido engaños al pueblo.

Mucho nos tememos que el nuevo plan de Santos continúe la malograda senda de los anteriores. Lo afirmamos por sus antecedentes como impulsor de la reducción de transferencias, por la continuación de la entrega de gabelas a las multinaciones mineras, por la persecución a la pequeña y mediana minería, por la ausencia de planes de choque contra el desempleo, la persistencia de las mal llamadas cooperativas de trabajo asociado que empobrecen a los trabajadores, por la centralización del manejo de las regalías, por la anulación de los incentivos a las acciones populares y por la amenaza a las tutelas con el proyecto de regla fiscal.

   

© 2011 Choco7dias http://www.choco7dias.com

Webmaster: framomo@hotmail.com