Chocó 7 días

EDITORIAL

Arnoldo de los Santos Palacios Mosquera

En la pasada 24ª Feria Internacional del Libro de Bogotá Intermedio Editores presentó la novela La Selva y la Lluvia, novela escrita por Arnoldo Palacios en 1949 y de la cual solo se había publicado una poco conocida edición en Rusia en 1958.

"Escribí esa novela en una pequeña buhardilla en París. Muchas veces me levantaba sudando, porque yo estaba describiendo al Chocó y a mí me parecía que yo estaba allá. Y las imágenes se iban formando para irlas agarrando", dice Arnoldo Palacios.

"Es una novela sustentada en el asesinato del líder popular Jorge Eliécer Gaitán el 9 de abril de 1948, pero basada en el Chocó, en la migración del hombre de provincia, que es siempre mi fuerte", explica Palacios. "La selva, porque sigue siendo ese lugar abrupto; y la lluvia porque es, en el fondo también, esa gran cantidad de sangre que cayó en Bogotá".

Este escrito del novelista, cuentista y ensayista certegueño Arnoldo de los Santos Palacios Mosquera merece ser difundido, leído y analizado por la comunidad chocoana, en especial por los educadores y los estudiantes. Forma parte de un conjunto de creaciones literarias que reflejan la realidad del Chocó, la miseria y el hambre del pueblo, obras de crítica y denuncia de la inequidad y la opresión social.

La publicación de La Selva y la Lluvia se presenta luego de la reedición en 2007 de Las Estrellas son Negras, primera novela de Arnoldo Palacios escrita en 1948, donde narra la tragedia de Irra, un joven campesino en Quibdó cercado por el hambre y testigo de una sociedad indigente y olvidada.

Y el año pasado se publicó su última novela En busca de mi madrediós, la primera de una trilogía donde Arnoldo Palacios describe su infancia en Cértegui y en Ibordó, el paisaje y la cultura rural, su tragedia con la terrible enfermedad de la polio que lo dejó inválido desde los dos años, los curanderos y las pomadas con mantecas de animales de monte, las creencias, los juegos de los niños, los baños en el río, los recuerdos de sus padres Venancio y Magdalena. "Yo pasé mucho tiempo sentado en una silla viendo las casitas de mi pueblo o rodando, porque todavía no me habían hecho operaciones para caminar, hacia la orilla de nuestros ríos o hacia la selva donde me ocultaba para oír y observar el canto de los pájaros, o las conversaciones de la gente parada en las esquinas hablando sobre la situación de nosotros los negros y contando historias que quedaron en mi mente y fueron la base de mi escritura".

Y a los 87 años, Arnoldo escribe todas las noches la segunda parte de En busca de mi madrediós sobre la historia de un chocoano en Europa, sus relaciones con los intelectuales en París, sus recuerdos de la segunda guerra mundial y la posguerra, las traducciones de poetas nacionalistas polacos, de líderes de la negritud en África, la ayuda a Franz Fannon en la búsqueda de un editor para Los Condenados de la Tierra, su discurso en Varsovia contra la oligarquía y el gobierno colombiano, la antigua casona que le donó Francois Mitterrand, presidente de Francia, los continuos viajes con sus hijos hasta cerca del Polo Norte, sus relaciones con África y la Sociedad Africana de Cultura. "El que haya vivido en el Chocó, puede vivir en cualquier parte", dice en medio de risas.

Pero Arnoldo Palacios es autor de otras obras, como Navidad de un Niño Negro, Panorama de la Literatura Negra y el cuento Entre nos Hermano que Alberto Zalamea le publicó en 1966.

El libro Cuando Yo Empezaba recopila los escritos de Arnoldo Palacios en distintos periódicos y revistas. El Duende y la Guitarra está basado en una leyenda del Chocó sobre el peligro de las muchachas jóvenes frente a los seductores y el duende malo, terrible, sensual, pero que cuando toca una guitarra que le dejan por allí como una trampa y comienza a tocarla, se acuerda de cuando él era bueno y rompe la guitarra y huye por el mundo.

Otros textos ya terminados son casi desconocidos o no han sido publicados, como Chocó amargo panorama, Recopilación de Literatura Oral del Chocó, Cuentos de Oro y Platino, La Muerte de Olivella.

La vida de Arnoldo Palacios es un ejemplo deslumbrante para la juventud chocoana. De una familia de mineros pobres, discapacitado desde la infancia, se aferró con fuerza a sus muletas y se trasladó a estudiar en el Colegio Carrasquilla de Quibdó. Combatiendo y derrotando las penurias y exclusiones, terminó bachillerato en Bogotá y buscó su Madrededios en la literatura. Las Estrellas son Negras lo catapultaron a Europa donde profundizó sus estudios de historia y literatura en la Sorbona, se codeó con la más brillante y progresista intelectualidad del mundo y se convirtió en políglota y traductor.

"Escogí la profesión de escritor para poder presentar la vida de los que fuimos esclavos, de los que seguimos siendo esclavos y de los que siguen combatiendo y esperando que algún día nos liberemos todos", dice el maestro Arnoldo Palacios.

   

© 2011 Choco7dias http://www.choco7dias.com

Webmaster: framomo@hotmail.com