Chocó 7 días                                                   

                               

 

 El derecho al agua en el Chocó en la Semana de la Ciencia y Tecnología

 

Albeiro Moya Mena

Desde el pasado mes de agosto en el Chocó se realiza la IV Semana de la Ciencia, Tecnología e Innovación, la cual escogió el tema del Agua como elemento central de discusión, con el fin crear espacios de encuentro, comunicación e interacción entre la comunidad científica, el sector productivo, los entes gubernamentales y la ciudadanía.
El Chocó es el paraíso del agua, el segundo lugar más lluvioso del planeta, es una región de alta pluviosidad 13 mm promedio, existen acopios importantes de aguas continentales, ríos, ciénagas, quebradas, charcos y depósitos naturales de agua, además de cantidades atmosféricas muy significativas de agua en forma de vapor o humedad, pero la realidad es que las aguas superficiales sufren un gran deterioro, que han alterado los cauces, lo que pone en riesgos la navegabilidad, la pesca y la seguridad alimentaria.
A los chocoanos nos han formado partiendo del supuesto equivocado de que poseemos una enorme riqueza hídrica, prácticamente inagotable, lo que nos ha conducido a dilapidar el recurso de manera irracional y a no exigir al Estado de forma permanente y radical la construcción de acueductos.
A pesar de su abundancia, el agua es pobremente manejada en el Chocó. Se presentan profundos contrastes, pese a poseer los más altos niveles de pluviosidad presenta los índices más bajos en cobertura de acueducto. Es contradictorio que a pesar de la cantidad de este recurso hídrico haya barrios, corregimientos municipios, que sólo reciben el servicio de agua tres, dos o una hora al día. Esta dramática situación es el resultado de décadas de ausencia de políticas públicas, desorden administrativo y politiquería.
En noviembre del 2002 el Comité de las Naciones Unidas para los Derechos Económicos, Sociales y Culturales, afirmó “el derecho al agua es indispensable para llevar una vida digna” y como “un prerrequisito para el logro de otros derechos humanos”.
En días pasados el Viceministro de Agua y Saneamiento Básico manifestó que la empresa Aguas y Aguas de Pereira tiene un retraso de nueve meses en las obras que debe adelantar en trece municipios del Chocó. Varios alcaldes denunciaron que este convenio es desastre y que Aguas y Aguas de Pereira es un fracaso para el Chocó.
Hace varios años denunciamos por esta columna que la privatización del agua en el Chocó tendría consecuencias nefastas para la población. En los últimos años se ha ensayado con Eta Servicios, EPM, Aguas de Bogotá, Aguas y Aguas de Pereira y la situación de escasez de agua potable, así como de alcantarillado sigue aun peor en muchos municipios del Chocó. Incluso, el proyecto de acueducto por gravedad de Quibdó, utilizando al río Ichó como fuente, ha sido enterrado.
Este rumbo que ha tomado el tema del agua en el Chocó nos hace pensar que las soluciones a las crisis, a los males y a los miles de enfermos y muertos, sobre todo niños, por causa de consumo de agua no tratada, no tendrán por lo menos una solución seria. Será un paño de agua como todo lo que el gobierno nacional hace en el Chocó.
Es vergonzoso para el Estado colombiano que haya personas sin acceso al agua potable hoy el Chocó, cuando en teoría existen los mecanismos y los recursos financieros para que esto no suceda. Por lo anterior, es indispensable la construcción de acueductos en todos los municipios del Chocó.