Chocó 7 días                                                   

                               

 

LA COLUMNA DE MENA MENA

 

La educación y la salud pública
Golpeados por la corrupción departamental

 

La salud y la educación pública han sido los dos sectores de la administración regional más golpeados por la corrupción oficial invencible. En la salud se ha llegado hasta vender a una persona las drogas que deberían ser alivio de los pobladores de municipios y corregimientos de la geografía regional. ¿Cúantos coterráneos de orilla han muerto por la audaz y criminal maniobra de politiqueros gobernantes y directores comprometidos? Mientras el ciudadano, empobrecido y marginado del favor presupuestal, duerme en el piso de los hospitales, directivos y colaboradores erigen suntuosas viviendas, a sueldo limpio. ¡Casos se han visto!
La educación pública, orgullo de los chocoanos de ayer, hoy en su más bajo perfil en la nación, poblada de aventureros contagiados por la nueva cultura del enriquecimiento sin causa, con nómina de alumnos ^fantasmas’ o imaginarios, que en la última orquestada, llegan a la 6.086. ¿Cómo le parece Don Dino?
¡Veremos cuántos son y cuántos quedan!
Cartelera de Moda: Un amigo, alto funcionario de la actual administración departamental, renunció irrevocablemente al (E) de la gobernación, hace unos años, cuando se dio cuenta que había un negocio montado en la secretaría de educación de “venta de traslados”. La ‘banda’ conocedora del caso, gritaba: ¡Estás trasnochado hermano!
Condolencias: El lunes 10 falleció en Popayán de un infarto mi admirado y respetado amigo, doctor Antonio de la Torre Guerrero, oriundo de Quibdó y quien desempeñó el cargo de Ingeniero Jefe de la Zona de Carreteras Nacionales en Quibdó su ciudad natal por muchos años. A mi amigo Jorge de la Torre G. y familia en Cartagena, un abrazo de hermano.
Hoy cumple dos años de fallecida la licenciada Eduva Delgado, esposa de nuestro amigo y médico, doctor César Palacios Martínez. A él y a sus hijos en Cali: Amira, Martha, Gloria y César, mi acompañamiento y aprecio sincero.