Chocó 7 días                                                   

                               

 

BOCADILLOS DE PRENSA



El infierno queda en Colombia

El Esp., feb. 1/14
(Por Felipe Zuleta Lleras). El departamento de Chocó, una región del país olvidada a su suerte en donde parecería que Dios salió corriendo para dejar a sus pobladores en manos del demonio, y, lo que es peor, en las de una clase política corrupta.
La capital, Quibdó, no cuenta con acueducto, las calles están destrozadas, los colegios cayéndose, la pobreza se ve reflejada en cada uno de sus habitantes, los niños juegan en las calles entre el barro que se produce por un clima que tampoco se compadece de la zona.
En el Chocó sufre hasta el demonio, pues no sólo el calor es tremendo, sino que el diablo se sentiría mal allá pues sería un bebé en pañales al lado de los políticos corruptos que durante décadas han saqueado al departamento.
Aparte de sus políticos corruptos, el Chocó jamás ha visto que los gobiernos lo apoyen. Contadas excepciones, los sucesivos presidentes reiteradamente han ignorado a ese departamento, como si de verdad no existiera.
Como colombiano, confieso que me indigna pensar que sigamos pensando que acá hay ciudadanos de primera y de segunda. Esa es tal vez una de las peores formas de discriminación, inadmisible en estos días. Pues a los chocoanos los discriminan por el color de su piel, por ser pobres, porque no tienen quién los represente. De lo que sí estoy seguro es que Dios y los gobiernos se olvidaron del Chocó.
Mientras tanto, nuestros políticos prometen y prometen. Todo eso da asco. Y mucho.

Jackson Martínez, ¡siempre listo para la Selección!

El Tiempo, feb. 3/14
Jackson Martínez ha marcado 13 goles en la Liga ‘lusa’ 2013-2014 con Porto.
Es el candidato ‘1A’ para reemplazar, si es necesario, al lesionado Falcao en el Mundial.
Desde Porto, recién llegado de su entrenamiento, Jackson rompió su silencio, mientras su hijo Josué, de 2 años, jugaba cerca: se oía su voz al otro lado del teléfono. «Josué no puede ver un balón porque se emociona. Le encanta el fútbol y cada que ve una camiseta azul de cualquier equipo dice que es Porto. ¡Ya es portista!», dice el jugador de 27 años.
¿Cree que es el reemplazante ideal de Falcao?
Decir que soy el jugador ideal para reemplazar a Falcao sería una falta de respeto con mis otros compañeros que también están esperando esta oportunidad, como (Carlos) Bacca, como (Luis F.) Muriel, y que vienen trabajando bien en sus clubes. Un jugador al que muy poco le reconoce la gente el buen trabajo que hace en la Selección es ‘Teo’ (Teófilo Gutiérrez). Muchos se dejan llevar porque uno está en Europa y tiene más exposición que otros. No puedo salir a decir ahora: ‘Yo soy el jugador ideal’. Esa es una decisión que toma el cuerpo técnico. ¿Que si quiero tener esa oportunidad...? ¡Claro!, como sé que la quieren mis compañeros.
Los números de Jackson
Con la Selección: 27 partidos, 7 goles, cada 159 minutos marca un gol.
Con Porto: 61 partidos, 51 goles anotados, cada 79 minutos marca un gol.

Quibdó, una tragedia que deja más pobreza

El Col., feb. 3/14
Tristeza y desolación se sienten al ver las imágenes de un barrio en Quibdó, que ardió en llamas la noche del pasado jueves. El balance de la tragedia: 30 casas en cenizas y, aunque no hubo muertos o heridos, las familias que allí habitaban perdieron sus viviendas y todas sus pertenencias.
En las zonas deprimidas de Quibdó y otras poblaciones del Chocó, las construcciones son en madera y cualquier llama puede convertirse en pocos minutos en un gran incendio.
A la complicada situación del pueblo chocoano se unen tragedias que dejan más pobreza y desesperanza

Narcos usan a indígenas para mover droga

El Tiempo, feb. 2/14
De las más de 162 toneladas de cocaína que las autoridades incautaron el año pasado en el país, cerca de dos toneladas eran transportadas en los hombros de indígenas emberas que a pie recorrían las trochas usadas por los traficantes para mover la droga.
Esa modalidad fue descubierta en la zona del tapón del Darién, va en aumento en Antioquia y Chocó, entre otras, porque los indígenas que son detenidos en las zonas apartadas cargando en sus mochilas la droga no son judicializados sino entregados a sus comunidades. Fuentes oficiales reconocieron que los uniformados se limitan a decomisar la droga y los dejan en libertad.
En su momento, el Ejército llegó a detectar en una operación contra las Farc a 120 indígenas que eran los encargados de mover la droga que se movía hacia Panamá. Cada uno de ellos recibió un millón de pesos en efectivo por cargar el cargamento que superaba la tonelada de droga.
Las autoridades han detectado que ahora no solo los contratan para transportar la droga, sino que familias indígenas enteras están abriendo en la selva, y a punta de machete, trochas para conectar los caminos que usan los narcotraficantes.