Chocó 7 días                                                   

                               

 

EL CHOCÓ DE AYER

 
De la edición 2921 del periódico ABC (Diciembre 8 de 1934)

Las delegaciones al Congreso Minero
Mientras tanto los señores delegados al congreso minero continuaban deliberando metódicamente gracias al empuje del presidente Gartner.
Silvio y el senador Andrade
Los señores conservadores de Quibdó estuvieron a la altura de la cultura y del patriotismo en su comportamiento ante el Presidente Alfonso López Pumarejo y su comitiva. Ni un solo grito discordante, ni un abajo, ningún desplante. Todos se portaron correctamente y por eso el liberalismo tuvo también sus bondades para Silvio Villegas, a quien tributó un férvido homenaje haciéndolo hablar desde los balcones de la casa Presidencial y tributándole después calurosos aplausos. Y eso lo reconoció Silvio cuando ese mismo día dijo que estaba admirado de la cultura política de los chocoanos porque había visto a los conservadores y liberales estrechamente abrazados en cordial camaradería entregados al regocijo que ocasionaba la visita del Presidente. Y hasta recomendó esa cultura de los partidos en el Chocó como ejemplo para otras partes del país.


El banquete
En la tarde del 23 circularon las tarjetas de invitación para el banquete que ofrecería el Intendente del Chocó al excelentísimo señor Presidente y las delegaciones al congreso minero. Este fue el esfuerzo máximo que hizo la Intendencia en sus atenciones para los huéspedes de honor que visitaron a Quibdó, porque tener presente que un banquete en debida forma y para todo Presidente de la República no es cualquier cosa.
Era preciso arreglarlo todo con anticipación y así se hizo encomendando la difícil comisión a doña Rosario de Rey y a doña Cruz Elena de Santacoloma, quienes trabajaron durante veinte días preparando todos los pormenores. Pero eran muchos los huéspedes y hubo necesidad de recortar de la lista a muchos distinguidos caballeros de e sta sociedad. El cronista es testigo de las contrariedades que tuvo el Intendente cuando se vio precisado a rayar a varios nombres importantes de Quibdó. Antes del banquete, el Presidente, el ministro, el intendente y todos los delegados e invitados departieron cordialmente en el salón-café de la Escuela Modelo. Tanto el Presidente como todos los invitados se llevaron la más grata impresión de este acto, en el cual habló en el momento de la copa del champagne, el doctor Adán Arriaga Andrade. Para agradecerle contestó el doctor Jorge Gartner, quien, autorizado por el presidente López, hizo durante el discurso un formal juramento de vincular durante la actual administración, el Chocó al interior del país.


Vuelos de sport y acrobacias
Durante la tarde del 23 el señor Presidente López Pumarejo ofreció a las damas de nuestra sociedad un paseo a bordo del trimotor. Multitud de evoluciones hizo el gigante del aire sobre la ciudad que eran aplaudidos por los espectadores. Un avión Falcón, de caza hizo varias acrobacias esa misma tarde, mereciendo el aviador nutridos aplausos.


El viaje al San Juan
En la mañana del 24 salió el señor Presidente y su comitiva acompañado también del doctor Arriaga Andrade, en el trimotor rumbo a Istmina. Como las condiciones de acuatizaje del río San Juan, especialmente para grandes hidroaviones no son apropiadas sino del punto conocido con el nombre de Chiquichoque varias comisiones de los concejos municipales de Istmina, Tadó, Condoto, Nóvita, lo mismo que los directorios políticos. En varias lanchas subieron el presidente, su comitiva y las comisiones hasta Istmina pasando por Andagoya sede de la Compañía Minera Chocó-Pacífico. Es de advertir que Andagoya estaba embanderolada con la insignia colombiana y que no aparecía por ninguna parte las de las barras y las estrellas.
Mr. Marshall invitó al Presidente a bajar en Andagoya y el Presidente manifestó que aceptaba pero de regreso. A las 21/2 llegaba la comitiva a Istmina, población que estaba llena de banderas y arcos triunfales con letreros alusivos a la recepción del primer magistrado. El Presidente fue alojado en la casa de Don Pedro Gómez, desde cuyos balcones dio la bienvenida al Presidente el señor Salomón Salazar en un discurso bastante bien escrito que le mereció grandes aplausos de las tres mil personas que fueron a saludar al Presidente. Contestó el Presidente López y su comitiva e invitó a sentarse a la mesa del gran banquete que se iba a servir en su honor, cuando se le acerco el Teniente Olano, jefe de Aviación militar y le manifestó que no era posible y que era preciso marchar de nuevo, porque el trimotor llegaría a Quibdó a las 4 de la tarde, y era necesario estar en Chiquichoque en atención a que el río San Juan es muy impetuoso y el trimotor no puede permanecer andando en la superficie para no ser arrastrado por las corrientes. El Presidente puso alguna objeción entre ellas las de que su deber era de aceptar los agasajos que se le hacían pues podría decirse que había despreciado tales atenciones, a lo cual Olano contestó que él no respondía por el trimotor y que el tiempo era tan malo que no daba lugar a un minuto de espera. Ya iba a salir el Presidente cuando se presentaron los señores Jorge Salazar y varios distinguidos ciudadanos de Condoto, quienes venían a ofrecer al Presidente una preciosa punta de platino como recuerdo de su estadía en el Chocó.
Esta enorme punta causó admiración en general para todos los distinguidos viajeros, admiración que aumentó en grado sumo cuando don Antonio Asprilla, en cortas frases ofreció a nombre de los distritos de Condoto, Istmina, Tadó otra punta mucho más grande como recuerdo de simpatía al Presidente López. En seguida el señor Presidente salió con toda su comitiva en dirección al puerto y pocos minutos después de bajar el río San Juan en medio de un torrencial aguacero que no solo mojo íntegramente a la comitiva sino que impidió las faenas de embarque que se hicieron dificilísimas porque fue precioso arrimar las lanchas hasta el trimotor el cual para sostenerse en la corriente tenía que saltar con los motores prendidos. Un cuarto de hora más tarde el Presidente y su comitiva estaban en Quibdó.