Edición No. 1241. Quibdó, noviembre 8 a 14 de 2019

Accidentado proceso de escrutinios en el Chocó

Una vez terminó la jornada electoral del pasado 27 de octubre y se conocieron los datos preliminares no oficiales del preconteo se presentaron desmanes en algunos municipios del Chocó.

En Lloró fueron destruidos numerosos muebles del colegio local. Igual ocurrió en Carmen de Atrato.

En Tadó y Juradó la tensión creció a medida que se conocía la estrecha diferencia de solo siete sufragios entre el ganador y el segundo en votación.

El proceso de escrutinio en Tadó estuvo cargado de roces y enfrentamientos.

El abogado Augusto Cicerón Mosquera defendió en Tadó que la norma señala que los escrutinios municipales se deben hacer solo con el formulario E14, sin conteo voto a voto, salvo que se demuestre por los peticionarios que este formulario fue enmendado, tachado o tiene errores aritméticos. Puso como ejemplo el caso similar de Cartagena, en donde el presidente del Consejo Nacional Electoral ratificó esta disposición de carácter constitucional y legal, negando el conteo voto a voto.

Los ánimos se enardecieron y un grupo de personas seguidoras de la candidata que reclamaba el conteo voto a voto intentaron agredir al abogado Cicerón Mosquera, quien tuvo que ser protegido por sus escoltas y por la policía.

Se cambió a la registradora municipal y a los doce escrutadores. El proceso de escrutinios fue trasladado a Quibdó y al momento de redactar esta nota no habían concluido.