Edición No. 1258. Quibdó, marzo 20 a 26 de 2020

Ejemplares, respetables y admirables

Javier Álvarez Viñuela

Entre el 12 y 13 marzo del presente año, se realizó la Fiesta de Lectura y Escritura del Chocó -FLECHO-, cuya dirección está a la cabeza de la comunicadora social y periodista, doctora Delia Vidal Romero.

Tuvo lugar, por segunda vez, en el municipio de Bahía Solano, para luego de clausurado ese certamen, continuar su itinerario cultural, musical, literario o artístico en otros municipios del departamento del Chocó, tal como se leyó en la programación.

Vi parte de la transición inaugural o de apertura de la FLECHO, gracias a los ingentes esfuerzos que hizo una de las emisoras on line que tiene Bahía Solano. Por esa plataforma digital o virtual, muchos nos enteramos del acontecer diario de la región, siempre y cuando el precario, inestable u obsoleto servicio de internet no esté caído, o la falta de potencia de las antenas transmisoras, no se interfieran por las adversas y constantes condiciones meteorológicas.

Las intervenciones de quienes hablaron de literatura, arte, música, oralidad, etc., fueron cortas pese a la gran cantera o potencialidad que, en temas culturales pose el departamento del Chocó, y en particular la gente de todo el municipio solaneños.

Uno podría decir, que en cada familia hay uno o varios gestores culturales, al punto que de generación en generación transmiten sus saberes para que pervivan sus identidades en todas sus manifestaciones.

Lo que hace la directora de la fundación MOTETE, quiero decir Delia, es verdaderamente admirable, aunque desconozco por qué su evento (FLECHO), lo realiza en el mes de marzo. No lo sugiero ni lo recomiendo y menos lo insinuo - no tengo ninguna autoridad-, pero he visto y he asistido a eventos similares como el que refiero, y los mismos se desarrollan en el marco de fechas conmemorativas: día del idioma, por ejemplo.

Creo que las Instituciones Educativas de Bahía Solano tienen ferias o programaciones culturales que podrían ser reforzadas por FLECHO; pienso, también, que el municipio de Bahía Solano, en el marco de sus fiestas anuales, podría vincular a la FLECHO, con un espacio integrador en el que quepa mayoritariamente su población y el carácter expresionista de aquella, cobre rigor.

Sin perjuicio de lo antes dicho, otra opción podría ser que, se tenga en cuenta a la FLECHO, en el día de la afrocolombiana.

Soy amante de la cultura en todas sus manifestaciones. Por eso, promuevo y aplaudo la noble labor de MOTETE.

Tengo mucho por aprender de gestores culturales como Vidal Romero, pero el título de esta columna surgió de la pregunta que le hizo al alcalde municipal de Bahía Solano y la respuesta desenfocada que él le dio, al prejuzgar los programas académicos de Universidad Tecnológica del Chocó y de subvalorar sus profesionales.

El cierre del primer día de la FLECHO, pudo tener aquel reparo.

De Bahía Solano egresaron ejemplares, respetables y admirables maestros, que, por sus altas calidades profesionales, ejercen su docencia con una preferencia superlativa en cualquier parte del país, contraria a la que no le reconocería el alcalde a un contador público, si es egresado de la facultad de ciencias administrativas o contables de la UTCH, regional Bahía Solano.

Ya entiendo por qué Bahía sería tierra de deportistas.