Edición No. 1241. Quibdó, noviembre 8 a 14 de 2019

Humillación deportiva, Chocó en los Juegos Nacionales 2019

Giovanni Agudelo Mancera

Los Juegos Nacionales son el evento deportivo más importante del país, donde se dan cita todas las disciplinas deportivas. Tanto las ligas como los deportistas los esperan con ansias para representar con orgullo a su departamento, ganar medallas, clasificar a juegos continentales, juegos olímpicos. Dejar su nombre, club, liga y su departamento en lo más alto del Olimpo es su propósito.

Participar en estos juegos no es un asunto de suerte y azar, no es soplar botella y me gané una medalla.

Es un asunto de disciplina, de trabajo largo y constante, en equipo, del acompañamiento de la familia del deportista, de entrenadores, médicos, kinesiólogos, nutricionistas, psicólogos, implementación deportiva, sedes de entrenamiento bien dotados. Y todo esto requiere de presupuesto económico y no cualquier migaja, y que ese presupuesto se disponga en los tiempos pertinentes para garantizar el entrenamiento, eventos de preparación, entrenadores y proveedores.

El Chocó se ha destacado por ser cuna de importantes deportistas en diferentes disciplinas. Preparándose con las uñas, es más de corazón, de garra y de capricho, ya que saben que por medio de este pueden tener la oportunidad de salir adelante, dejar la pobreza y ayudar a la familia, obtener reconocimiento y visibilizar su terruño. Pero en el Chocó esas expectativas en su mayoría de veces se ven esfumadas por el precario apoyo gubernamental al deporte. Las inversiones en esta materia en el departamentos son paupérrimas, las instituciones públicas y la empresa privada se destacan pero por su ausencia.

Los Juegos Nacionales se realizan cada cuatro años Este año en el departamento de Bolívar, sede principal Cartagena, del 15 al 30 de noviembre.

Un deportista de alto rendimiento inicia su preparación tan pronto terminan los anteriores juegos. La preparación de los deportistas del Chocó esta vez ha sido extremadamente deficiente, por no decir que inexistente. Se realizaron varios plantones de los deportistas reclamando recursos para la preparación, pago de entrenadores, proveedores y para las competencias de fogueo.

Esos recurso nunca llegaron, más allá de promesas y acuerdos nunca cumplidos por el gobierno departamental. La última decisión de las ligas deportivas fue su renuncia a participar en los juegos nacionales, debido a que la gobernación nunca aportó los recursos para la preparación.

A última hora se conoció que la gobernación tramitó un proyecto de regalías por 4.500 millones para la participación del Chocó en las justas nacionales.

¿Será que a 15 días de iniciar los juegos deportivos nacionales se garantiza una buena participación de nuestros 115 deportistas clasificados? ¿O será una anécdota más? ¿Las ligas se mantendrán en su palabra y por dignidad no participarán en los juegos nacionales?

Si las ligas participan, el fracaso será rotundo. Enfrentarse en estas condiciones a Antioquia, Atlántico, Valle, Bolívar y Bogotá es un suicidio.

El trato que los gobernantes le dan al deporte departamental es una VERGÜENZA, una HUMILLACIÓN.