Chocó 7 días
Edición No. 1134 Quibdó. Septiembre 22 a 28 de 2017
El Chocó de Ayer
Copyright © 2017 Choco7dias.com Cra. 3 No. 26-43, Teléfono No. 6719122. Quibdó (Chocó) Colombia
De la edición 3024 del periódico ABC (Julio 6 de 1935) Notas locales. -Gorgonio Restrepo representante de la Singer Sewing Machine Co. ha llegado a Quibdó. Atento saludo. -Presentamos   atento   saludo   de   bienvenida   a   los   doctores   Ricardo   de   la   Cuesta   y   Joaquín   Ramírez,   y   al   señor   Pérez   Uribe,   ingeniero   jefe   de   la carretera Quibdó-Bolívar, ingeniero del sector de Quibdó a El Carmen e inspector, en su orden, quienes llegaron a Quibdó anoche. -Procuraremos   informarnos   con   los   doctores   de   la   Cuesta   y   Restrepo   sobre   estas   cuestiones   de   la   carretera,   para   comunicar   a   nuestros lectores. El retiro de Borda Mendoza Desconsoladora   noticia   hemos   recibido,   al   saber   que   muy   en   breve   partirá   a   la   capital   de   la   república,   el   culto   y   eminentísimo   médico   doctor Alfonso   Borda   Mendoza.   La   intendencia   no   pudo   hacer   una   elección   mejor   ni   más   precisa,   al   contratar   los   servicios   profesionales   de   este honorable y prestigioso galeno, que se retira de la ciudad dejando un vacío irreemplazable en la dirección del Hospital de San Francisco. Todos   los   que   en   busca   de   lo   definito   acudimos   a   él,   recibimos   su   apoyo   con   presteza.   Y   no   encontrábamos   al   tirano   ni   al   empalagoso petulante,   engreído,   sin   atender   influencias   sin   analizar   posiciones   y   sin   miraje   de   colores,   aplicaba   con   certeza   el   elixir   vivificante   que   infundiera la resurrección. La   consagración,   la   disciplina,   la   organización,   el   respeto,   la   atención,   el   aseo   y   la   valiosa   cooperación   de   las   reverenda   Hermanas   que   hacen las   veces   de   enfermeras,   se   impusieron   en   el   reglamento   del   lujoso   Hospital,   conquistándose   las   simpatías   y   el   agradecimiento   de   tantos   seres humanos, que abatidos por diversos y complicados males llegaban quejumbrosos hasta él. Crónicas sobre Acandí (VII). Por Julio Abril Hablemos   un   poco   más   de   la   importancia   histórica   del   puerto   de   ‘La   Gloria’.   Correspondiéndole   también   a   Vasco   Núñez   de   Balboa   organizar   la fundación de la población de Santa María, cuando estaba en todo el apogeo y con intensa inquietud de conquistar y descubrir. En   una   de   sus   excursiones   realizadas   por   territorios   habitados   por   indígenas,   se   enamoró,   hasta   lograr   atraer   el   cariño   y   las   simpatías   de Anayanci, hija del célebre cacique Dabaibe, consiguiéndola después para llevarla a la colonia como su compañera. Vivía   Balboa   en   unión   de   su   elegida,   disfrutando   de   las   atenciones   y   del   aprecio   que   le   profesaban   los   indios,   de   sus   exploraciones   y   de   los honores   adquiridos   por   sus   gestos   humanitarios,   cuando   al   ser   avisado   por   Panquiaco,   voló   para   inmortalizarse,   descubriendo   el   grande Océano   Pacífico.   Por   donde   iba   su   palabra   convincente,   su   energía   de   carácter,   su   corazón   magnánimo   y   sus   manos   bondadosas   se entregaban   a   curar   gratuitamente   las   enfermedades   de   los   indios,   ofreciéndoles   toda   clase   de   garantías   y   apartando   de   ellos   el   temor   de   verse en medio de los blancos. Desde   Santa   María   Atrato,   donde   aún   existen   lugares   con   los   nombres   primitivos   que   el   bautizará,   como   el   Riosucio   o   Negro   que   se   llamó entonces, porque sus aguas permanecían enturbiadas por el lodo. Una   tarde,   y   cuando   menos   lo   esperaba,   divisa   Balboa,   desde   Santa   María,   una   agrupación   de   navíos   de   velas   que   se   aproximaban   al   lugar donde   él   se   encontraba. Al   principio   sintió   satisfacción,   porque   creyó   que   se   trataba   de   enviados   por   su Alteza   el   rey   de   España,   para   reforzar   y estimular   sus   esfuerzos   conquistadores,   de   los   cuales   ya   había   sido   noticiado,   pero   bien   pronto   se   le   apoderó   el   decaimiento   y   los   sinsabores, porque   tal   expedición   venía   provista   de   víveres   y   armamentos,   alcaldes,   notarios,   obispos   y   del   nuevo   gobernador   de   esta   provincia   don   Pedro Arias   Dávila,   el   cual   venía   a   desalojar   al   conquistador   de   su   posición,   para   empañar   los   títulos   y   honores   que   sólo   a   él   pertenecían.   La   indígena Anayancy fue enviada por Balboa a Castilla para que aprendiera el español y se ilustrara en el servicio y atenciones que su rango le exigían. Mandatos que no se cumplen Con   el   deseo   de   poner   en   manos   de   los   gobernadores   un   arma   para   contener   el   rosario   de   impuestos   que   año   por   año   ‘pasan’   los   concejos municipales   con   perjuicio   del   pueblo,   el   congreso   de   1931   expidió   las   leyes   91   y   126   que   prohíben   de   manera   terminante   grabar   con   impuesto alguno   el   simple   tránsito   por   su   territorio   de   los   semovientes   y   demás   productos   de   industrias   nacionales   y   establecer   medidas   que   estorben, dificulten   o   embaracen   el   libre   intercambio   comercial. Y   por   sobre   todos   estos   mandatos   que   se   cumplen   en   todo   el   país,   pasan   los   concejos   del Chocó,   sin   pensar   siquiera   que   los   impuestos   que   graban   los   artículos   alimenticios   de   primera   necesidad   son   la   causa   de   que   se   sostengan precios   en   Quibdó   que   no   se   ven   en   ninguna   otra   parte   de   Colombia.   Además   de   los   artículos   excepcionados   de   gravamen,   en   el   Chocó también   lo   son   la   carne   y   el   pescado   salados,   la   harina   de   trigo,   la   azúcar,   el   queso   y   muchos   otros   que   hacen   la   base   de   la   alimentación   de nuestro   pueblo.   El   arroz,   que   para   fortuna   nuestra   se   está   produciendo   en   muy   apreciable   cantidad,   se   despacha   a   otras   plazas   debido   al   temor de los tres centavos por el que aquí se cobran. Se   necesita   buscar   los   medios   para   que   al   pueblo   lleguen   al   menor   precio   posible,   estos   artículos   alimenticios.   Hay   que   salir   de   la   esclavitud   de que todo tenemos que importarlo de otros departamentos. La   indispensable   revisión   ha   de   rebajar   en   mucho   las   entradas   fiscales.   Pero   ello   no   implica   obligación   para   que   se   continúe   violando   las   leyes   y perjudicando   al   pueblo   trabajador   que   se   considera   con   sueldos   y   jornales   muy   bajos,   siendo   la   verdad   muy   otra:   el   alto   costo   de   la   vida   es   lo que   nos   ahoga   las   mejores   energías.   Las   dificultades   del   principio   pueden   ser   retribuidas   con   el   beneficio   que   se   haga   al   pueblo   que   sufre   los rigores del hambre y la miseria.