Edición No. 1250. Quibdó, enero 24 a 30 de 2020

Curiosidades del Chocó

 

Odisea de un paisa en la selva chocoana. Dura crítica a los maestros

Francisco Moreno Mosquera

En el año 1930 el servicio de telégrafos de la provincia del San Juan contrató a un operario antioqueño, experto en mantenimiento de líneas.

En razón de su oficio tenía que hacer extensas caminatas a lo largo del recorrido de los cables telegráficos para hacer reparaciones.

En una de esas expediciones se internó en un bosque tupido y al tratar de regresar al camino se extravió, encontrándose totalmente perdido y desorientado.

Lo que el pobre hombre ignoraba era que mientras más caminaba pensando que iba en la dirección correcta, lo que en realidad hacía era internarse más en la espesura de la selva.

Le cogió la noche y el temor no lo dejó dormir ni un minuto.

Al día siguiente, acosado por el hambre, le tocó alimentarse de raíces y hojas.

Doce días después, unas mujeres mineras de Cértegui lo encontraron a orillas del río, a más de 60 kilómetros de su ruta original, completamente agotado y débil.

Afortunadamente los médicos lograron revivirlo.

----------

En el mes de octubre del mismo año, 1930, Manuel A. Santacoloma, quien fuera uno de los primeros rectores del Colegio Carrasquilla de Quibdó, dictó una interesante conferencia sobre pedagogía, la cual fue muy aplaudida por el público.

Con sólidos argumentos censuró el nombramiento de algunos maestros mal preparados y faltos de ética, cuyo mérito era estar apadrinados por políticos de la región.

Con ejemplos demostró cómo la instrucción en las instituciones era superior si ésta quedaba en manos de los mejores docentes, distinguidos tanto en conocimientos como en buenas costumbres.