Chocó 7 días
Edición No. 1134 Quibdó. Septiembre 22 a 28 de 2017
Editorial
Copyright © 2017 Choco7dias.com Cra. 3 No. 26-43, Teléfono No. 6719122. Quibdó (Chocó) Colombia
El ELN y su fijación por el Chocó
Colombia   entera   se   encuentra   complacida   por   los   principios   de   acuerdo   y   el   cese   bilateral   de   hostilidades   pactado   hasta   el   próximo   mes   de   enero entre   el   gobierno   de   Juan   Manuel   Santos   y   el   denominado   Ejército   de   Liberación   Nacional,   ELN,   la   agrupación   guerrillera   supérstite   ahora   que   las Farc   hacen   su   tránsito   a   la   vida   civil.   Los   avances   en   las   negociaciones   iniciadas   en   febrero   de   este   año   en   Quito,   Ecuador,   permiten   creer   que estamos ya en las postrimerías de un conflicto armado cuya vigencia de más de medio siglo lo convierte en uno de los más antiguos del mundo. Para   los   colombianos   es   un   alivio   saber   que   por   un   tiempo   determinado   cesen   las   acciones   delictivas   de   este   grupo   insurgente,   acciones   que   la mayoría   de   veces   rayan   en   la   alucinación   terrorista.   Sin   embargo,   en   lo   que   respecta   al   Chocó   las   noticias   que   llegan   desde   la   mesa   de negociaciones   instalada   en   la   capital   ecuatoriana   son   recibidas   con   cierto   recelo   por   los   habitantes   de   las   zonas   donde   el   ELN   hace   presencia. Aunque   los   campesinos   negros   e   indígenas   de   esos   lugares   se   ilusionan   con   el   silencio   definitivo   de   los   fusiles,   todos   saben   que   en   sus   territorios el fin del conflicto no está tan cerca por la cantidad de intereses que se mueven alrededor del tema de las drogas ilícitas. Para   empezar   a   creer   en   el   proceso,   líderes   de   estas   comunidades   centran   sus   expectativas   inmediatas   en   el   retiro   de   las   minas   antipersona sembradas   en   zonas   rurales.   Piden   afanosamente   el   desminado   en   sus   territorios,   de   modo   que   se   garantice   el   derecho   a   la   locomoción   segura   de todas   las   personas.   Y   tienen   razón   para   estar   escépticos,   pues   el   mismo   Juan   Camilo   Restrepo,   jefe   negociador   del   gobierno,   reconoció   ante medios de cobertura nacional que “el ELN en el Chocó se ha convertido en una caldera del diablo”. El   vocero   del   gobierno   advirtió   que   a   la   mesa   de   diálogos   en   Quito   le   falta   la   representación   del   frente   occidental   de   esa   guerrilla,   es   decir   la facción asentada en territorio chocoano. Razones no le faltan. Las   víctimas   del   ELN   en   el   Chocó   se   cuentan   por   centenares,   lo   que   explica   la   desconfianza   de   la   gente   en   sectores   urbanos   y   rurales.   Más   allá   de las   minas   antipersona   sembradas,   sus   prácticas   delictivas   más   comunes   han   sido   la   extorsión,   el   secuestro,   los   retenes   ilegales   y   el   confinamiento de   poblaciones   enteras.   Se   responsabiliza   a   esta   organización   de   secuestros   sucesivos   en   los   municipios   de   Río   Quito,   Sipí, Alto   Baudó   y   Río   Iró; sus   redes   urbanas   son   señaladas   de   cometer   delitos   extorsivos   en   Quibdó   y   han   provocado   el   desplazamiento   de   centenares   de   familias campesinas que huyen de sus acciones violentas. Este   grupo   insurgente   se   mueve   con   holgura   en   la   región   del   Baudó,   el   Medio   San   Juan   y   el   corredor   vial   que   comunica   a   este   departamento   con el   eje   cafetero.   Coincidencialmente   aquellas   regiones   evidencian   en   forma   palpable   dos   cosas:   la   ausencia   o   debilidad   del   Estado   y   las   frondosas plantaciones de coca. Bienvenido   el   cese   al   fuego   bilateral   entre   la   guerrilla   del   ELN   y   el   gobierno,   que   ojalá   pase   de   temporal   a   definitivo   como   todos   los   colombianos   lo anhelamos.   Lástima   sí,   que   en   el   Chocó   la   zozobra   no   ofrezca   tregua   debido   a   la   disputa   protagonizada   entre   esa   guerrilla   y   las   organizaciones paramilitares por el control de las rutas del narcotráfico. Aferrados   a   la   esperanza   de   paz   que   embarga   a   la   nación,   pedimos   al   gobierno   nacional   que   mientras   discurren   las   conversaciones   de   Quito   la situación   humanitaria   y   de   orden   público   en   el   Chocó   se   atienda   con   presencia   vigorosa   del   Estado,   de   modo   que   se   garantice   la   seguridad   de   la población civil y se mejoren los indicadores sociales en la región.