Edición No. 1217. Quibdó, mayo 24 a 30 de 2019

Editorial

Más sobre regalías

En varias ocasiones nos hemos ocupado del tema de las regalías en el Chocó y de las irregularidades presentadas en la ejecución de numerosos proyectos con recursos de regalías.

Desde 2012 a la fecha estos recursos se han incrementado producto principalmente por la elevación del precio de los hidrocarburos (petróleo, gas, y derivados) y en parte menor por el incremento de precios de los minerales y metales preciosos.

Hace pocos días el Departamento Nacional de Planeación, DNP, dio a conocer un nuevo in-forme que incluye, para el período 2012-2018, ejecución de recursos, asignaciones directas, recursos, desahorro y distribución del Fondo de Ahorro y Estabilización, proyectos aprobados con corte a diciembre de 2018, resultados de desempeño de los mismos, proyectos en estado crítico y procedimientos correctivos y sancionatorios.

En total relaciona más de 300 proyectos con recursos de regalías por 899 mil millones de pesos.

Y bajo el aséptico título de “proyectos en estado crítico” aglutina proyectos en estado de abandono, suspendidos indefinidamente o de forma reiterada y/o con retrasos injustificados, proyectos con insuficiencias técnicas graves, con falta de sostenibilidad, funcionalidad y/o operatividad.

En otras palabras, proyectos fracasados, proyectos con malos manejos, proyectos donde hubo despilfarro y pérdida de recursos.

Bajo esta denominación incluye 25 proyectos, sobre los cuales nos hemos referido en ocasiones anteriores.

Capítulo especial, por su gravedad, merece el proyecto fallido de masificación de gas natural domiciliario en once municipios, donde se perdieron decenas de miles de millones de pesos de regalías. Desde hace más de un año desapareció la empresa operadora, no se presta el servicio, se deterioran las instalaciones habilitadas y las entidades de control siguen ciegas, mudas y sordas.

El Chocó exige conocer cuáles fueron los funcionarios y particulares responsables de este gigantesco robo de recursos públicos.

Otros proyectos “en estado crítico” son los de la pavimentación de 3.5 kilómetros en Porvenir-Platina, pavimentaciones Istmina-Condoto, Istmina-Andagoya, Ánimas-Istmina, los cuatro kilómetros de vía en Riosucio, el tramo Lloró-Yuto, el edificio Ocho Pisos, la sede de la UTCH en Istmina, el hospital de la zona norte de Quibdó, los centros de salud de Unión Panamericana, Medio Baudó, Río Iró, Atrato y Cértegui, el puente Kennedy-Álamos, el hospital de Acandí, compra de predio para la Unidad Deportiva de Quibdó, muro de contención Villa Conto, etc.

En estos proyectos se han presentado malos manejos, deficiente planeación, dilación de obras, sobrecostos, detrimento patrimonial, pérdida de recursos.

Y allí ha faltado un control completo y real de las entidades competentes, como la Contraloría, la Procuraduría y la fiscalía.

Solo se han dado a conocer informes esporádicos, parciales y acomodados del manejo de los recursos de regalías en el Chocó.